Sin necesidad de recursos de la Nación, Dagran ha podido atender emergencias en Antioquia

Más de seis mil personas y de dos mil familias afectadas por las lluvias en lo que va corrido de 2024. El Dagran atiende las emergencias sin necesidad de recurrir a la ayuda del Gobierno Nacional y se prepara la entrada en vigor del fenómeno de La Niña.

Durante el primer trimestre del año en Antioquia, la influencia del fenómeno de El Niño marcó una temporada de menor pluviosidad. No obstante, esta situación desencadenó desafíos significativos para la región, con la ocurrencia de 618 incendios forestales. A pesar de ello, la capacidad interinstitucional demostró eficacia al no requerir la intervención de recursos del Gobierno Nacional para atender las emergencias, manifestó el director del Dagran, Carlos Andrés Ríos Puerta.

Afirmó que actualmente, nos encontramos en un período de transición caracterizado por un aumento en las precipitaciones. Aunque el fenómeno de La Niña aún no ha hecho su entrada oficial, los efectos ya se hacen sentir con 6.250 personas y cerca de 2.300 familias damnificadas en el territorio antioqueño.

Las subregiones más afectadas como el Urabá, el Norte, el Occidente, el Oriente y el Magdalena Medio, demandan una respuesta coordinada y eficiente. En este sentido, la capacidad interinstitucional se encuentra plenamente activada, con los marcos de actuación desplegados en los 125 municipios del departamento, dijo el director.

Le puede interesar:  Cada quien que pague sus cuentas

Actualmente, 114 municipios presentan afectaciones o eventos asociados a las lluvias, lo que exige una respuesta integral por parte del Dagran en coordinación con diversas áreas administrativas como Infraestructura, Educación, Agricultura y Salud, entre otras involucradas en la gestión del riesgo.

Expreó, además, que ante la inminente llegada de la temporada fuerte de lluvias que se prevé para los meses de julio, agosto y septiembre, se han preparado sistemas de alerta para anticipar y atender posibles emergencias. Sin embargo, es fundamental que las comunidades asuman la responsabilidad en la gestión del riesgo, protegiendo las fuentes hídricas y comunicando de manera asertiva las variaciones en sus territorios.

En este contexto, se hace un llamado a la colaboración y la prevención como pilares fundamentales para afrontar los desafíos que plantea la temporada de lluvias en Antioquia.

RECIENTES

Te podría interesar

Recomendados

Economía circular a partir de los residuos...

Santiago Narváez es un destacado conocedor en temas de separación...